Científicos españoles, en las entrañas de un glaciar antártico

Científicos españoles, en las entrañas de un glaciar antártico

Los investigadores españoles están inmersos de lleno en la XXVIII Campaña Antártica que se desarrolla en dos islas del continente blanco. Uno de los proyectos veteranos es el seguimiento y control de los glaciares, dirigido por el matemático, profesor de la Universidad Politécnica de Madrid e investigador Francisco Navarro.

Navarro estudia los glaciares desde mediados de los años 90, si bien en 1983-4 ya pasó un año en la estación de EEUU en el Polo Sur, la Amundsen-Scott. Desde hace unas semanas, está en la Isla Livingston, donde se encuentra la Base Juan Carlos I, adonde llegó en el Hespérides, tras cruzar un ‘movido’ Estrecho de Drake y el no menos ‘irritado’ Mar de Drake.En esta ocasión ha viajado con un equipo de cuatro japoneses (de las universidades de Hokkaido y Chiba, más uno del National Institute of Polar Research, en Tokio) y  un ruso, que trabaja en la Academia de Ciencias de Uzbekistán.

B63JnJfIUAEtOKz

Durante los 40 días que están en la Base, están tomando medidas de balance de masas en los glaciares Johnsons y Hurd (cercanos a la Juan Carlos I), dentro del programa de monitorización de la evolución de la masa de los glaciares que inició en la campaña 2000/01. Sus datos se transfieren regularmente a la base de datos del World Glacier Monitoring Service.

Además, están realizando sondeos en el glaciar Johnson, con el objetivo de llegar a su lecho, a unos 150-180 metros de profundidad, lo que realizan con agua caliente a presión, con objeto de instalar cadenas de termistores que midan la temperatura del hielo a distintas profundidades, y también sensores de presión de agua basal (para estudios de dinámica glaciar). Además, tomarán muestras del lecho glaciar y del agua subglaciar del fondo del sondeo, gracias a las cuales se podrán estudiar los sedimentos subglaciares y comprobar si hay microorganismos bajo la masa de huelo.

Navarro y su equipo también están tomando datos de georradar en el glaciar para determinar los espesores de hielo y  muestras de nieve y hielo en el terreno colindante al Johnson, también para comprobar la presencia de microoganismos y si influyen en la reflectividad de la superficie del glaciar.

El investigador Francisco Navarro es uno de los científicos españoles que han mostrado su interés en el proyecto Trineo de Viento de Ramón Larramendi, como vehículo para la investigación en la Antártida.