El Trineo de Viento, en un congreso científico europeo

El Trineo de Viento, en un congreso científico europeo

Muestreador del aire, acoplado al Trineo en la Expedición a la Antártida.

Muestreador del aire, acoplado al Trineo en la Expedición a la Antártida.

Datos científicos recogidos por el Trineo de Viento, en su expedición Acciona WindPowered 2011-2012han sido presentados el 15 de mayo en el Congreso  de la Sociedad Europea de Toxicología y Química Ambiental (SETAC 2014) que ha tenido lugar en Basilea (Suiza). El trabajo, que demuestra la presencia de PCBs y algun pesticida organocloradodo en muy baja concentración en el plateau antártico, ha sido dirigido por la investigadora  Ana Cabrerizo (del Instituto para el Medio Ambiente y la Sostenibilidad de la Comisión Europea) y  por Jordi Dachs, del IDAEA-CSIC (Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua), que se encargó de presentarlo.

En el artículo también figuran como firmantes el explorador Ramón Larramendi, que lideró la expedición; Juan Pablo Albar, del Centro Nacional de Biotecnología (CSIC), que realizó la recogida de los datos, y Gemma Caballero (IDAEA-CSIC).

El trabajo presentado por Dachs, en la sesión de la mañana, pone de manifiesto que el Trineo de Viento, que ahora está recabando nuevos datos científicos en la primera Circunnanvegación de Groenlandia, es un vehículo con un gran potencial para la investigación en tierras polares.

En su exposición, Dachs recordará que la Antártida se percibe como un desierto helado muy lejano e impoluto, con «barreras naturales» como la circulación oceánica y atmosférica que lo protegen.

Sin embargo, no es así. Allí se han detectado contaminantes orgánicos persistentes (COPs) , como los bifenilos policlorados (PCB) y pesticidas organoclorados en el aire, la nieve, el agua, la vegetación o las redes tróficas de los organismos en la Antártida marítima, sustancias químicas artificiales que son una muestra más de cómo el ser humano está perturbando la Biosfera.

Los investigadores señalan que estos contaminantes, de una vida media larga, se van moviendo de las regiones templadas tropicales a las más frías y remotas, donde quedan ‘atrapadas’ en la nieve de la costa. Pero ¿Qué pasa en el interior de la meseta antártica?

Hasta ahora la llegada del  Trineo de Viento no había una respuesta clara a esa cuestión, pues la mayoría de los estudios disponibles de la atmósfera Antártica  se basaban en datos recogidos en las zonas costeras, donde están casi todas las bases científicas y no era fácil realizar un muestreo atmosférico por una amplia extensión del continente.

“Como resultado, había falta  de información sobre los niveles de PCB y otros contaminantes en la meseta Antártica”, señalan los autores, para indicar después que el Trineo de Viento ha permitido detectar su presencia en un recorrido que va desde Estación Novolazarevskaya, a 75 km de la costa, hasta el Glaciar Unión, cruzando el Polo Sur durante 35 días (en total, 3500 km).

Para ello, recuerdan, los miembros de la expedición utilizaron un muestreador pasivo acoplado al trineo.

“Este Trineo con cometas, que se mueve exclusivamente por energía eólica, y desarrollado por Ramón Larramendi , podría ser una herramienta útil para la investigación en la Antártida”, aseguran en el artículo.

Este Congreso, celebrado del 11 al 15 de mayo, ha reunido en Basilea a los más destacados científicos del mundo expertos en medio ambiente y sostenibilidad, así como a representantes de los gobiernos y de la industria.

Mientras, los expedicionarios del Trineo de Viento continúan viaje hacia el norte de Groenlandia. Después de tres días de parada,  por tener el viento en contra, han reiniciado su marcha la pasada madrugada.

En ese tiempo de espera, han aprovechado para recoger datos sobre la nieve del interior de la isla, que serán de gran utilidad para futuras conclusiones científicas en el Instituto Pirenaico de Ecología (IPE-CSIC).