El Trineo de Viento viaja hasta Brasil y Noruega

El Trineo de Viento viaja hasta Brasil y Noruega

El promotor y creador del Trineo de Viento, Ramón Larramendi, ha organizado una gira por diferentes instituciones científicas brasileñas con objeto de dar a conocer el proyecto entre los investigadores polares de uno de los países que tienen una apuesta más fuerte por la investigación antártica.

En concreto, Larramendi ha sido invitado a ofrecer una conferencia en la Universidad Federal de Río Grande do Sul, de la mano del investigador brasileño Jorge Arigony, que dirige el Laboratorio de la Criosfera en el Instituto de Oceanografía de esta universidad. Arigony fue premiado por Google en sus “Latin American Research Awards (LARA)” el otoño pasado (2018) por su proyecto de fabricación de estaciones autónomas de bajo costo para medir el impacto del cambio climático en los glaciares, una idea que ya ha sido financiada por los LARA durante tres años y que muestra avances en la lucha contra el deshielo. Arigony reunió a numerosos colegas científicos para que pudieran conocer de primera mano la posibilidades del Trineo de Viento.

Conferencia en la Universidad Federal Rio Grande do Sul.

El Programa Antártico Brasileño (PROANTAR) mantiene una estación de investigación permanente en la Antártida (Estación Antártica Comandante Ferraz), así como varios refugios y campamentos de verano, y cuenta con dos barcos que navegan en aguas antárticas: los rompehielos Almirante Maximiano (H-41) y Ary Rongel (H-44). Todo el programa depende del Consejo Nacional de Desenvolvimiento Científico y Tecnológico. A nivel político, su objetivo era preservar el derecho de Brasil a participar de las reuniones  previstas en el Tratado Antártico, que exige un manifiesto interés por la Antártida para participar.

Se creó en enero de 1982, cuando la Marina de Brasil adquirió un rompehielos y envió  su primera expedición (Operação Antártica I) para una misión de reconocimiento hidrográfico, oceanográfico y meteorológico en el sector noroccidental del continente que encontrara la ubicación para una base científica.  Al año siguiente comenzó a construirse la Estación Antártica Comandante Ferraz, que consta de 8 módulos, y se terminó en febrero de 1984. Al año siguiente se amplió a 33 modulos y desde 1986 se ocupa todo el año. El acontecimiento más grave ocurrió en  2012 , cuando una explosión en el cuarto de máquinas de los generadores de la Base Ferraz causó un incendio que destruyó el 70% de los edificios. Murieron dos personas.

 

“OCEAN WEEK”  EN NORUEGA

La semana del 6 al 9 de mayo, Ramón Larramendi ha sido invitado a participar en la Ocean Week: Ocean in Change, organizado en Trondheim (Noruega) para reunir a los mayores expertos del mundo para exponer sus investigaciones y reflexionar en torno a la situación de los océanos (científicos, industrias, activistas, filántropos, innovadores, etcétera).

Larramendi participa en la sesión del lunes 6 de mayo, a 16.45 horas, en la conferencia titulada “The Poles and Climate Change”, con Gabrielsen, Faksness e Irina Rogozhina (Departamento de Geografía de  NTNU (Norwegian University of Science and Technology). Su intervención versará sobre el proyecto Trineo de Viento y su última expedición a la Antártida Inexplorada 2018-2019. Es, sin duda, el gran evento del año en torno a la preocupante situación de los océanos. Para Larramendi “el interior de la Antártida y de Groenlandia es como un inmenso océano de hielo por el que se puede navegar con el viento, como los barcos lo hacen sobre el agua”.