España viaja hacia la Antártida con 15 proyectos científicos

España viaja hacia la Antártida con 15 proyectos científicos

El Buque de Investigación Oceanográfica Hespérides ya está rumbo al Polo Sur. Comienza así la que será la  XXVIII Campaña Antártica Española , después de que el año pasado este navío no pudiera participar, debido a los recortes presupuestarios. En esta ocasión, según se ha anunciado desde el puerto de salida (Cartagena), los científicos trabajarán en 15 proyectos, algunos de los cuales llevan realizándose desde hace muchos años, pues son de seguimiento: hay que recoger los datos de los sensores que están instalados para tener series comparativas a lo largo del tiempo.

El promotor del Proyecto Trineo de Viento, Ramón Larramendi, se felicita de que “en este verano austral vuelvan a coger empuje las investigaciones en los territorios polares” tras el parón del año pasado. Larramendi, que ha viajado en numerosas ocasiones al continente blanco, está convencido de que en el futuro, además de las dos bases en las islas, España contará con “una base-móvil en el continente antártico, que utilizará el Trineo de Viento como vehículo para hacer ciencia “. “España puede ampliar sus posibilidades científicas por un coste muy bajo”, asegura.

Es el mismo vehículo con el que, la pasada primavera, el responsable del proyecto, con un equipo de cuatro personas, realizó la  expedición I Circunvalación de Groenlandia, en la que recorrieron 4.300 kilómetros en 49 días y en la que se recogieron datos para varios proyectos científicos del CSIC. Demostraron así que es posible investigar sin dejar huella de carbono en los territorios polares.

En esta ocasión, por las dos bases científicas, la Base Juan Carlos I (gestionada en la Isla Livingstone por el Consejo Superior Investigaciones Científicas) y la Gabriel de Castilla (gestionada en la Isla Decepción por el Ministerio de Defensa) pasarán 70 científicos de 12 países a lo largo de los 100 días que está previsto que permanezcan abiertas, en concreto hasta primeros de marzo. A ellos hay que añadir otras 80 personas, entre personal de Defensa , de la Armada (que son los que manejan el Hespérides) y otros técnicos.

El responsable de la base Juan Carlos I, Jordi Felipe, ha señalado a esta web  que el consumo de combustible durante una campaña oscila entre los 18.000 y los 20.000 litros de gasoil (otro tanto en la Gabriel de Castilla), cantidad que varía “en función el uso que hacemos de las motos de nieve, que utilizamos para ir y venir de recoger muestras y que dependen de los proyectos científicos”.

Este año, de los 15 proyectos de este año (AQUÍ: Proyectos Base Antártica Juan Carlos I) solamente dos están liderados por científicos del CSIC, si bien colaboran en otros dos. Otros investigadores, que llevaban mucho años participando en la campaña, debido a los retrasos en las resoluciones de los proyectos que han presentado al Plan Nacional de Investigación y Desarrollo, han tenido que quedarse en España en esta ocasión. Procedentes de convocatorias anteriores, nueve de los proyectos si que cuentan con financiación del Plan, en total cuatro millones de euros.

De los otros seis, uno corre a cuenta de la Unión Europea, tres son de científicos belgas (en la Gabriel de Castilla), uno de Japón (en el campamento Byers) y  otro de Alemania (este último es uno de los compartidos con españoles). Hay otros dos proyectos españoles pero se realizarán en instalaciones ajenas: en las bases argentinas de las Islas  Shetlands del Sur y en el buque oceanográfico alemán Polarstern.

Por lo pronto, el Hespérides tiene un largo mes de viaje hasta la Antártida, adonde no llegará hasta finales de noviembre.