El Trineo de Viento, en el informe del COMNAP internacional

El Trineo de Viento, en el informe del COMNAP internacional

El Consejo de los administradores de los programas antárticos nacionales (COMNAP) ha publicado el informe en el que se recogen las iniciativas presentadas en su último simposio, al que acudió el proyecto del Trineo de Viento, representado por su creador y promotor, Ramón Larramendi. El COMNAP, organización internacional creada en 1988, la forman  los responsables de la coordinación y planificación de las actividades antárticas de cada país para mejorar las  prácticas en la gestión de  la investigación científica, por lo que la presencia del eco-vehículo español se presentó como la gran opción ‘limpia’ para el continente.

Ice core extraction near Concordia station

Aún más atrás quieren retroceder los científicos de IPICS (International Partnership in Ice Core Sciences), que quieren llegar al hielo más antiguo de la Antártida (1,5 millones de años)  para la próxima década y actualmente están preparando varios proyectos internacionales. En la misma línea trabaja la Australian Antarctic Division (AAD), que ya diseña una estación científica móvil para la campaña 2020-2021, que estaría  unos 1.100 kilómetros tierra adentro desde la estación de investigación Casey, cerca del Dooe C, de la estación  Concordia (franco-italiana) y de EPICA. Entre las rutas que están estudiando para su travesía se encuentran  una ruta histórica desde la estación de investigación Casey hasta la meseta desde Law Dome y una ruta transversal hasta la estación Vostok, entre otras. Llevarían 320 toneladas a bordo entre alimentos, muestras y núcleos de hielo para operar a mil kilómetros tierra adentro con 16 personas en el equipo.

En el COMNAP se presentó otra gran expedición, en este caso china: la Expedición de Investigación Antártica China (CHINARE) , que empezaría en la estación china Zhongshan de la Antártida oriental y termina en en la región del mar de Ross. ” Tal proyecto está más allá de la capacidad de una sola nación para abordar, por lo que CHINARE trata de  fomentar la cooperación internacional y conseguir apoyos. Su objetivo es contribuir también a la comprensión de la capa de hielo de la Antártida Oriental  con una plataforma para lanzar investigaciones científicas en el área. Para ello cuentan con un avión llamado “Snow Eagle 601” equipado con esquís que hace  mediciones de gravedad de aire y magnéticos de aire, fotografías de aire del altímetro láser o permite medir espesores de hielo. Desde 2015, este “Águila de las Nieves” ha realizado un 68 vuelos, recogiendo datos geofísicos de más de 118,000 en la Antártida oriental y la primera aeronave DC3 Aterrizando en la estación Kunlun de China.